El Pósito Real de Huete

El pósito es, en realidad, un organismo de crédito local: son almacenes de granos bien de fundación particular (raros) o bien reales como es el de Huete. Sin duda es un organismo de capital importancia en el XVIII, es más, me atrevo a decir que es probablemente el edifico más importante del pueblo por las funciones que desempeña en el mismo. Huete es eminentemente agrícola en el XVIII y el pósito controla y regula todo lo relacionado con el cereal, estableciendo el precio del trigo y, por tanto, del pan, sustento de todo el pueblo.

Los ayuntamientos elaboran verdaderos censos del cereal existente que almacenan en estos lugares llamados pósitos. Estos pósitos fueron primero eclesiásticos, luego municipales y posteriormente señoriales. El ayuntamiento compra trigo, lo almacena, lo vende, lo presta y regula hasta el último detalle su funcionamiento: nombre al mayordomo del mismo, secretario, etc. En tiempos de hambruna, el pósito reparte ciertas cantidades de trigo entre la población necesitada con autorización expresa del concejo.