La miel en la nutrición.

La miel es un alimento de fácil digestión y asimilación, por lo que su consumo está especialmente recomendado para ancianos, niños (de más de 18 meses), estudiantes, deportistas y enfermos.

La miel se compone principalmente de hidratos de carbono (75%) y agua (15-20%).

La fructosa es el azúcar mayoritario (38%), seguido de la glucosa (31%) y, en menor proporción, están presentes otros azúcares, como la maltosa o la sacarosa.

La glucosa es absorbida directamente en la sangre, y la fructosa con algo menos de rapidez. Si a esto se suma que es un alimento predigerido por las abejas, se puede decir que la miel proporciona energía casi de forma inmediata.

Debido a este elevado contenido en hidratos, la principal aplicación de la miel es como edulcorante. Con la misma cantidad, endulza más que el azúcar de mesa, porque tiene más fructosa.

También es considerada un alimento altamente energético. Una cucharada de miel, de unos 20 g, proporciona alrededor de unas 60 kcal.

Fuente: www.inkanat.com